12. El diafragma

5 12 2010

 

f5.6 a ISO 100

El diafragma es un mecanismo que, en las cámaras réflex, está situado en el objetivo. Además de dejar pasar más o menos luz, se utiliza para crear efectos de profundidad de campo. Un diafragma muy abierto (número f pequeño) implica una escasa profundidad de campo, mientras que uno muy cerrado (número f grande) implica todo lo contrario.

Con esta regla tan sencilla, pensé yo, solo tengo que conocer cada uno de los valores y sus efectos para saber cual va a ser mi elección. Lo cierto es que no fui mal encaminado hasta que me dijeron que no era lo único que influía en la profundidad de campo obtenida. Resulta que la distancia a la que se encuentre el motivo al que voy a enfocar y la lente que utilice también condicionan mi profundidad de campo. Cuanto más “tele” es la focal menos profundidad de campo y cuanto más “angular” más profundidad de campo, cuanto más abierto es el diafragma menos profundidad de campo y cuanto más cerrado más profundidad de campo, cuanto más cerca enfoquemos menos profundidad de campo y cuanto más lejos más profundidad de campo.

En realidad todo se resume al factor de ampliación. Mismo factor de ampliación, misma profundidad de campo, por eso, con un factor de ampliación de 1:1 dos lentes macro con distinta distancia focal, por ejemplo un 50mm y un 180mm, producen el mismo desenfoque del fondo. Esto es así porque, a pesar de que el 50mm, por definición, tiene menos profundidad de campo que el 180, el primero requiere que nos acerquemos más para obtener el mismo factor de ampliación que el segundo.

Pero ¿qué es exactamente eso de la profundidad de campo? Si buscamos una definición exacta y coherente con los términos fotográficos, podemos encontrar algo como “rango de distancias reproducidas en una fotografía donde la imagen es aceptablemente nítida comparada con el plano más nítido de la misma”. Resulta que cuando enfocamos con nuestra cámara a un punto concreto, solo en este punto aparecerá una imagen nítida. El resto de la escena (la que está por delante y por detrás de este punto) estará desenfocada, sin embargo, una porción de esta parte “no nítida” se verá “aceptablemente nítida”.

No solo llegamos hasta aquí, ahora resulta que la proporción de zona “no nítida” pero “aceptablemente nítida” que se extiende más allá del punto al que se ha enfocado al hacer una fotografía no se extiende en la misma proporción hacia delante que hacia atrás. Si dividimos la profundidad de campo en tres partes, una de ellas se extenderá por delante (hacia la cámara) y las otras dos lo harán por detrás (hacia el infinito). Esto tiene grandes implicaciones a la hora de decidir donde enfocamos.

¿Y quién decide lo que está y no está aceptablemente nítido? Parece que la cosa se va complicando por momentos. Imaginemos que envío una de mis fotografías a una revista para que la publiquen en una de sus páginas a un tamaño de unos 5cm en el lado mayor, por su puesto, me pagan por ello. Resulta que el director artístico de la revista ha quedado encantado con la imagen que le he enviado y decide que va a imprimir un poster de 60 cm de mi fotografía para regalarlo en el próximo número y, naturalmente, me pagará más aún por ello, por lo que me escribe para pedirme que le envíe el archivo a una mayor resolución. Cuando recibe la fotografía un mayor tamaño y la imprime, se da cuenta que la casa y el árbol situados en un plano medio de la escena y que parecían tan nítidos, ahora ya no lo están. Cabreado y desilusionado por mi falta de profesionalidad decide no usar la imagen (ya no me paga nada por ella).

La primera imagen era pequeña y todo parecía nítido. La segunda, a un mayor tamaño, deja mucho que desear. Que valoremos un punto de una imagen como nítido o no, no solo depende de quién observe la fotografía, sino del tamaño de ésta. Y vamos más lejos, la distancia a la que se observe la fotografía también influye a la hora de considerarlo. Demasiadas variables.

Parece que todo en la fotografía produce un “daño colateral” que no deja que las cosas sean fáciles. Así un diafragma de f11 produce más profundidad de campo en una focal de 15mm que en una de 200mm. Y un diafragma de f11 produce menos profundidad de campo si se enfoca a 20 centímetros que si se hace a 20 metros. Una profundidad de campo pequeña puede pasar desapercibida en una imagen de una web de 500 píxeles de largo pero no en una copia de 2 metros. Incluso para algunos de nosotros será más aceptable que para otros.

Un momento, ¿qué pasa con la cámara?, tengo una compacta con la que he disparado montones de fotografías a un diafragma de f2.8 obteniendo una profundidad de campo mayor que con mi réflex a f4.0. ¿Por qué mi compacta tiene más fácil que salga todo nítido? Pues es cierto, una compacta tiene un sensor mucho más pequeño que una réflex, ésta, a su vez, tiene un sensor más pequeño que una cámara de medio formato, y ésta lo tiene más pequeño que una placa de una cámara de gran formato. A mayor tamaño de sensor más habrá que cerrar el diafragma para obtener la misma profundidad de campo. Parece que hay tantas variables en juego que no me siento capaz ni de pensar.

¿Cómo influye todo esto en una toma nocturna de larga exposición?

En una toma nocturna de larga exposición, generalmente, la situación es de escasa luminosidad. Se puede pensar que, puesto que hay poca luz, para poder conseguir una exposición aceptable, se debe disparar con un diafragma abierto, es decir, una escasa profundidad de campo. Ante tales parámetros no hay más remedio que plantear diferentes posibilidades de ejecución:

Podemos pensar, A) No me importa tener poca profundidad de campo pues la imagen que estoy realizando no lo requiere, B) no quiero disparar a un diafragma tan abierto, hay que cambiarlo como sea, C) necesito la máxima profundidad de campo con estos parámetros.

Si tu caso es “A” (no me importa tener poca profundidad de campo), estás de enhorabuena, adelante con la toma. No todas las fotografías nocturnas requieren de una amplia profundidad de campo, pensad en un árbol aislado en el pico de una montaña a unos 60 metros de nosotros con una focal media. Si podemos pues adelante con ello, un diafragma más abierto hace más visibles los trazos de las estrellas del cielo, requiere de tiempos de exposición más cortos y facilita que podamos trabajar con sensibilidades más bajas.

Si tu caso es “B” (no quiero disparar a un diafragma tan abierto), la solución es obtener la misma exposición moviendo otros parámetros (tiempo de obturación, sensibilidad o una combinación de ambas). Por cada diafragma que cerremos, debemos aumentar el tiempo de exposición al doble o aumentar un paso la sensibilidad. Así, una foto realizada a f2.8, 6 minutos a ISO 100, se puede hacer (obteniendo la misma exposición) a f5.6, 12 minutos a ISO 200. De f2.8 a f5.6 perdemos 2 EV, de 6 minutos a 12 minutos ganamos 1EV y de ISO 100 a 200 ganamos el otro EV. ¿Todos os sabéis la escala de diafragmas enteros? Para aplicar las reciprocidades es necesario conocer cómo funcionan los pasos de luz. Un EV más, implica el doble de luz y un EV menos, la mitad. Cuando hablamos en diafragmas, movernos hacia delante o hacia atrás en la escala implica más o menos luz (el doble o la mitad). Así por ejemplo, un f2.8 genera una imagen con el doble de luz que un f4 (siempre que el resto de variables permanezcan fijas). He aquí un retazo de la escala de diafragmas:

f1.4 – f2 – f2.8 – f4 – f5.6 – f8 – f11 – f16 – f22 – f32

Si tu caso en “C” (necesito la máxima profundidad de campo con estos parámetros), la clave está en “dónde poner el enfoque de la cámara”. Aquí es donde empiezan los grandes dilemas de la humanidad. ¿Dónde enfoco? La profundidad de campo se extiende hacia delante y hacia atrás del punto de enfoque, pero no en la misma proporción, como ya habíamos dicho. Siempre saldrá una mayor superficie aceptablemente nítida hacia atrás que hacia delante, concretamente, dos tercios con respecto al tercio restante que se extiende en dirección a nuestra cámara. Llegados a este punto, yo siempre me planteo tres cosas:

Primero, si el motivo que estoy fotografiando está muy definido en mi encuadre (un árbol, una casa, un barco), enfoco al motivo. Al final, es lo único que va a salir realmente nítido y un enfoque en otro punto puede ser contraproducente. Cuando realizamos un retrato enfocamos a los ojos, no nos paramos a pensar cuál es la distancia hiperfocal y todas esas cosas. Pues bien, si estamos haciendo la foto de un árbol, enfocamos al árbol.

El motivo de la foto era evidente. El enfoque se realizó sobre el barco.

Segundo, si no hay un claro motivo principal, es decir, todo forma parte de un paisaje, entonces debo enfocar más cerca que lejos. Esto es así porque la mayoría de mi profundidad de campo estará detrás del motivo enfocado, solo un tercio se extenderá hacia mí.

Tercero, es más razonable ver una foto con un término lejano algo desenfocado que un primer término fuera de foco, por lo que suelo enfocar más cerca aún. Imaginad un paisaje costero con unas rocas en primer término y el agua rompiendo en ellas y unas montañas a lo lejos en el horizonte. Si las montañas salen nítidas pero las rocas están ligeramente fuera de foco, la fotografía resultará un tanto rara. Pero si lo que está ligeramente desenfocado son las montañas, el observador no lo notará tanto, digamos que estamos más acostumbrados a ver borroso lo que está lejos.

La flecha roja indica el punto donde se enfocó. f13 a ISO 100, 30 segundos.

La vida del fotógrafo no es fácil, siempre tiene que estar tomando decisiones y, algunas veces, esto implica el manejo de muchas variables. Elegir la mejor combinación forma parte de nuestra labor. Un diafragma muy utilizado en muchas de mis fotografías de paisaje nocturno en las que requiero de una extensa profundidad de campo es f5.6 con una lente de 17mm en una cámara full frame, y una distancia de enfoque aproximada con estos mismos parámetros es de unos 3 ó 4 metros, no obstante, no hay reglas ni fórmulas matemáticas exactas que nos ayuden a tomar decisiones acertadas. El sentido común y la experiencia de haber realizado muchas fotografías fallidas nos ayudarán mucho más que las conocidísimas tablas de hiperfocales (de las que hablaremos en la próxima entrada).

¡Sigamos pues practicando y disfrutando de la fotografía nocturna, haciendo muchas fotos desenfocadas y malas para seguir aprendiendo!


Acciones

Information

5 responses

5 12 2010
Cristina Lorca

Estupenda la clase !! la verdad es que la cantidad de fotos que tenemos que hacer para aprender !!! y por muchos años !!

saludos
Cristina

11 12 2010
konkavo

Excelentes fotografías.
Una pregunta. En la última foto, la de las rocas y la luna arriba, al tratarse de una exposición de 30 s. cómo consigues que la luna no salga un pelín ‘ahuevada’ debido a su movimiento natural.
Gracias

20 12 2010
hoselito

Muchas gracias Juan por tu apreciación.
La luna no se aprecia “ahuevada” en esta foto por la focal angular que se utilizó. En realidad, sale movida y distorsionada, independientemente de la lente que se utilice. Que la luna se perciba como deformada o movida con un angular extremo de manera más evidente que con un teleobjetivo es debido a la proporción de encuadre que ocupa la luna dentro del fotograma. Con un teleobjetivo, la luna ocuparía un espacio mayor y su movimiento se traduciría en un mayor número de centímetros si la foto estuviera impresa en un papel. Con un angular, la luna a penas ocuparía espacio en nuestra foto en el papel y el desplazamiento sería de una porción mucho más pequeña. Por esta misma razón, disparar con un teleobjetivo a mano alzada requiere de tiempos de exposición más rápidos mientras que con un angular podemos reducir la velocidad del obturador.
Un abrazo!!

20 12 2010
Juanjo Garcia

Gracias por todas esta info. Para los novatos esto es mana!

31 05 2011
Orlando

Me encanta la frase final! jeje… gran verdad. Lo bueno de la fotografia digital és que es barato aprender, y de los errores siempre, siempre se aprende. A equivocarse tocan!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: